Toggle Nav

Válvulas Hidráulicas

Ver como Parrilla Lista

Artículos 1-12 de 13

Página
por página
Fijar Dirección Descendente
Ver como Parrilla Lista

Artículos 1-12 de 13

Página
por página
Fijar Dirección Descendente

Válvula hidráulica de riego

Una válvula hidráulica es un mecanismo que se activa por el impacto de la presión del agua que lleva un tubo de riego o una fuente exterior. Por medio de un piloto regulador, la válvula se abre, se cierra o regula el paso del fluido que cruza la tubería de polietileno. El piloto regulador interviene según la cantidad de agua que llega a la membrana externa de la válvula.

Este tipo de válvulas son una solución muy recomendada para varios de los problemas que se presentan en los emplazamientos hidráulicos. Su multifuncionalidad les permite ser aptas para trabajar como reductoras de presión, flotadoras de nivel o electroválvulas.

Las válvulas hidráulicas se emplean en zonas de tratamientos de agua, instalaciones industriales o sistemas de riego. En general, este tipo de válvulas están preparadas para colocarse tanto en grandes extensiones como en pequeñas superficies de cultivo.

¿Cómo funciona una válvula hidráulica de presión?

Una válvula hidráulica de presión funciona de manera independiente, sin la participación de fuentes de energía exteriores. Sin embargo, puede recibir órdenes para comenzar a funcionar. Esta válvula utiliza la presión del agua que cruza por su cuerpo para modificar el flujo del fluido que cruza las tuberías de riego, además son las válvulas más recomendadas para cerrar el paso del flujo una vez la aplicación de riego ha concluido.

Una válvula hidráulica comienza su funcionamiento cuando la parte superior de la membrana del cuerpo de la válvula es empujada hacía arriba por la presión que ejerce el agua que cruza por las tuberías de polietileno. Las válvulas hidráulicas se pueden amoldar a diferentes necesidades en base al tipo de equipo y las funciones que va a cubrir en ese trabajo.

Este tipo de válvula está compuesto por tres partes básicas: Cuerpo valvular: se trata de la parte principal de la pieza y la que realiza el trabajo de válvula. Piloto de la válvula: parte que controla el funcionamiento de la válvula. Circuito: conecta las uniones de todas piezas del sistema de riego. Además de estos elementos, se le pueden añadir otro tipo de dispositivos si se necesita que la válvula desempeñe funciones específicas.

Las válvulas hidráulicas alcanzan diferentes funciones gracias a los elementos concretos de los que disponga la válvula. Hay válvulas de control para caudales, de presión o para bombas hidráulicas que funcionan de manera automática. Válvula reguladora de presión hidráulica y válvulas hidráulicas con flotador que sirven para aguantar la nivelación del agua entre dos valores concretos.

En Plantawa disponemos de válvulas hidráulicas trabajadas en distintos materiales por un buen precio y de una calidad asegurada.

La válvula hidráulica de plástico tiene conexión mediante método de rosca para conseguir una instalación rápida y sencilla. Además, su construcción trabajada en material plástico ayuda a impedir futuros problemas de corrosión. El plástico de la pieza es Nylon rígido, plástico resistente para soportar las presiones a las que están destinadas este tipo de válvulas hidráulicas.

La válvula hidráulica metálica al igual que la válvula de plástico tiene un sistema de rosca sencillo y directo a las mangueras de polietileno o conductos metálicos. Su funcionamiento ayuda a mantener el control del agua que conducen los tubos de riego y gracias a su material metálico y su solidez, resiste la presión de manera firme. Disponen de un recubrimiento epoxy que ayuda a mantener el material metálico protegido de los problemas de la corrosión, aumentando la vida útil de la válvula y mejorando el paso del agua por la superficie de riego.

Para tuberías de riego de gran tamaño o que no están conectadas entre sí por un sistema de rosca, disponemos de válvulas hidráulicas con brida. Estas válvulas se conectan de forma segura entre las conexiones de los tramos de los conductos. De esta manera las válvulas se fijan a los conductos mediante las bridas que los unen. Las piezas quedan totalmente fijadas y colocadas de manera segura para resistir las presiones del flujo de agua sin ningún tipo de problema. Este tipo de válvulas hidráulicas están trabajadas en material metálico preparado para soportar vibraciones y el efecto de la corrosión.

La simplicidad de construcción de las válvulas hidráulicas y su fácil colocación permite un mantenimiento fácil y cómodo, para aumentar y mejorar el funcionamiento de la pieza y su duración.

Si tienes cualquier duda a cerca de las válvulas hidráulicas o deseas saber cual es la mejor para tu sistema de riego, ponte en contacto con nosotros y uno de nuestros expertos te asesorará y resolverá todas tus preguntas para que puedas conseguir la válvula que más se ajuste a tus necesidades.

Únete a nuestra Comunidad