Toggle Nav

Fosas Sépticas

No podemos encontrar productos que coincida con la selección.

Fosas sépticas: Todo lo que debes saber

Hay instrumentos, que, en una determinada situación, son indispensables. Uno de esos instrumentos puede ser las fosas sépticas. La situación en la que las fosas sépticas tienen una gran importancia es a la hora de la evacuación y almacenamiento de aguas residuales en zonas donde no existe un sistema de desagüe urbano. Esto es muy común en zonas rurales o lugares muy separados del núcleo urbano.

Las fosas sépticas son grandes recipientes que se utilizan para el tratamiento de aguas residuales domésticas. Una fosa séptica se trata de un sistema encargado de depurar y tratar dichas aguas residuales. Esto se realiza mediante una separación y transformación fisicoquímica de la contaminación de las aguas tratadas. Gracias a este instrumento, se eliminan los sólidos presentes en aguas a través de la decantación y la sedimentación.

Por todo esto, las fosas sépticas pasan a ser un factor crucial en zonas donde no existe red de alcantarillado ni sistema de desagües. Aunque estos sistemas son más modernos y más efectivos, actualmente sigue habiendo muchas zonas apartadas donde no hay estos sistemas y las fosas sépticas pasan a tener un papel totalmente principal, ya que son la mejor opción.

 ¿Cómo funciona una fosa séptica?

El funcionamiento de una fosa séptica tiene como idea principal que, con el menor flujo de agua, la parte sólida residual se deposite en la fosa liberando la parte líquida. Cuando esto sucede, las bacterias actúan sobre la materia orgánica descomponiendo esta en componentes inorgánicos y, además, transformando parte de la materia sólida en materia soluble en el agua.

Este sistema lo que consigue es reducir en gran medida la materia orgánica de las aguas residuales y el 40% aproximado de oxígeno necesario para esto. Por lo que, gracias a esta función, el agua puede volver a la naturaleza con un riesgo de peligrosidad bastante menor. Por último, la parte sólida que en su momento ha sido depositada en la fosa, se debe retirar aproximadamente cada uno o dos años, dependiendo del tipo de fosa y el uso que tenga. Lo que ha retirado se debe llevar a un lugar donde pueda ser tratado correctamente.

Como se ha comentado anteriormente, la fosa séptica tiene como función principal separar la parte sólida y la parte líquida de las aguas residuales. Este proceso sucede gracias a la acción de retención del agua. La principal diferencia entre este sistema y los que se utilizan en la actualidad, es que al usar la fosa se deben retirar los residuos del fondo cada dos años aproximadamente.

Cuidados y mantenimiento de una fosa séptica

Una fosa séptica necesita un mantenimiento más o menos frecuente y un buen cuidado. Por esto, os recomendamos algunos consejos para que, gracias a ellos, una fosa pueda cumplir su función sin ningún problema.

  • Hacer en su interior una inspección anual.
  • Establecer pequeñas rutinas de limpieza o mantenimiento en periodos no muy largos.
  • Intentar no emplear algunos productos que pueden ser perjudiciales para la red de saneamiento.

Además, hay que informarse para garantizar el cumplimiento de la normativa que regula la instalación, mantenimiento y limpieza de fosas sépticas.

Únete a nuestra Comunidad