Toggle Nav

Invernaderos

Ver como Parrilla Lista

Artículos 1-11 de 14

Página
por página
Fijar Dirección Descendente
Ver como Parrilla Lista

Artículos 1-11 de 14

Página
por página
Fijar Dirección Descendente

Invernaderos

Un invernadero es un espacio cubierto y cerrado que está dedicado a la germinación y crecimiento de los cultivos. Su función es conseguir mantener el cultivo a la temperatura ideal, sin importar los cambios de temperatura del exterior.

Los invernaderos disponen de una capa externa de vidrio o plástico traslúcido que permite aprovechar el calor de la acción solar y de esta forma calentar el interior para evitar que se congelen las plantas.

Esta instalación puede condicionar la temperatura interior para cada cultivo, puesto que cada semilla tiene sus particularidades. De modo que siempre se alcance el grado óptimo de temperatura dentro del invernadero para mejorar el desarrollo y crecimiento de los frutos de los cultivos.

Está demostrado que un invernadero consigue obtener un rendimiento superior en la obtención de cosechas que otro tipo de superficie de cultivo que se encuentran a la intemperie. Este progreso llega a alcanzar incluso el doble de resultados positivos.

En un invernadero, al igual que en cualquier otra superficie de riego, se pueden utilizar diversos sistemas de riego en función del cultivo que se encuentra plantado en ese momento. Uno de los sistemas más típicos es el riego por goteo. Este método de irrigación asegura la aplicación justa de agua y de abonos en cada planta.

Otros sistemas de riego disponibles para trabajar con invernaderos son el riego hidropónico que destaca por nutrir directamente las raíces mediante el agua de riego o el riego por microaspersión que está recomendado para plantas delicadas, de poca altura o flores, gracias a la suavidad de riego que ofrece que no daña los cultivos.

¿Para qué sirve un invernadero?

Un invernadero sirve para cultivar plantas de manera segura. Sus instalaciones ayudan a los cultivos a resistir las temperaturas extremas de la intemperie gracias a sus materiales plásticos que permiten el paso del calor. De esta manera, se crea un microclima perfecto para el crecimiento de las plantas.

Se puede cultivar todo el año en un invernadero. Sin interrumpir la producción de trabajo por motivo de las condiciones meteorológicas. Gracias a la regulación interna del clima que consiguen las instalaciones del invernadero, se pueden obtener cultivos fuera de su época de siembra.

Los invernaderos son muy útiles para evitar el ataque de plagas, la aparición de malas hierbas o enfermedades en los cultivos debido a que están las semillas totalmente aisladas en la superficie interior del invernadero. La malla de plástico impide el paso de los insectos.

Estas instalaciones pueden tener ventanas en su zona superior para actuar cuando se necesite airear el espacio interior del invernadero. De este modo disminuye la temperatura interna en el caso de que haya sobrepasado el límite recomendado. Esto suele pasar cuando el plástico para invernadero absorbe demasiado calor.

¿Qué debemos tener en cuenta para elegir un invernadero?

Es importante conocer las condiciones medioambientales de la zona en la que se va a colocar un invernadero. Su instalación requiere de una inversión antes de comenzar a cultivar por lo que hay que asegurarse de encontrar el lugar idóneo para invertir el dinero de manera correcta y seguro de que se obtendrá un buen resultado.

Hay que tener en cuenta el espacio del que se dispone antes de comprar un invernadero. Es importante calcular los metros de malla que se necesitan para el invernadero. En nuestra web disponemos de malla de plástico color cristal de varias dimensiones para forrar el esqueleto del invernadero. Se trata de una malla resistente y de buena calidad por un precio económico.

Para aquellos que quieren mejorar el crecimiento de sus cultivos, en Plantawa tenemos un invernadero de poliéster vertical para huerto urbano. Se trata de un invernadero de tres o cuatro estantes, ideal para terrazas y balcones. Este invernadero es pequeño y cómodo y mejorará el crecimiento de los cultivos más sensibles.

¿Qué se puede cultivar en los invernaderos?

En un invernadero se pueden cultivar tanto plantas frutales u hortícolas como plantas decorativas. Sin embargo, cada semilla necesita unas condiciones determinadas para su crecimiento y hay que tenerlo en cuenta antes de comenzar la siembra.

Uno de los cultivos más extendidos en invernaderos es el tomate. Esto se debe a que, con las condiciones adecuadas, que podemos conseguir con un invernadero, esta planta puede llegar a cosecharse hasta dos veces cada año, por lo que proporciona una gran cantidad de frutos. Además, no es necesario tener grandes invernaderos, con un invernadero pequeño en tu jardín o, incluso, terraza, puedes cosechar alimentos suficientes para el autoconsumo.

Entre otras hortalizas recomendadas para cultivar en un invernadero se encuentran las semillas de acelga que necesitan un clima frío o por el contrario semillas de rúcula o semillas de brócoli que se desarrollan en climas cálidos y no son resistentes al frío. Las semillas de cebolla son perfectas para un invernadero, pero hay que controlar el riego puesto que su demanda de agua no es elevada.

La mayoría de los cultivos de flor cortada se realiza por medio de invernaderos gracias a las facilidades que aporta la instalación para aumentar su producción y al buen crecimiento que se obtiene sin peligro de que las flores se debiliten por plagas o adversidades climáticas. Algunas de estas flores son: la rosa, el clavel o el tulipán.

En nuestra web encontrarás algunas semillas de flores para comenzar a cultivar como por ejemplo semillas de clavel chino o semillas de margarita.

Únete a nuestra Comunidad