Toggle Nav

Invernadero

Ver como Parrilla Lista

Artículos 1-11 de 90

por página
Fijar Dirección Descendente
Ver como Parrilla Lista

Artículos 1-11 de 90

por página
Fijar Dirección Descendente

Invernaderos profesionales

Un invernadero es una extensión de terreno cubierta y cerrada por un material plástico y que está destinada a la germinación y crecimiento de los cultivos. Su labor principal es mantener los cultivos a su temperatura recomendada sin la necesidad de tener en cuenta los cambios de temperatura externos.

Los invernaderos están formados por una capa exterior de vidrio o plástico traslúcido que ayuda a aprovechar el calor de la acción solar y de esta manera conseguir que el calor pase el interior para impedir que se congelen los cultivos.

La principal función de este tipo de instalaciones es calibrar la temperatura interior del terreno para cada tipo de cultivo, debido a que cada semilla requiere de unas condiciones excepcionales. Siempre se busca alcanzar el grado adecuado de temperatura dentro del invernadero para optimizar el desarrollo de los frutos de los cultivos.

En las instalaciones de un invernadero se consigue un mejor rendimiento en la obtención de cosechas que en cualquier otro tipo de superficie de cultivo que se encuentre a la intemperie. El cultivo dentro de invernadero llega a conseguir el doble de resultados positivos.

Al igual que cualquier otra superficie de riego, un invernadero requiere de un buen sistema de riego para asegurar el crecimiento de los cultivos. Se pueden usar diferentes sistemas de riego dependiendo del cultivo que se encuentre plantado en cada momento. Uno de los sistemas más comunes para trabajar en un invernadero es el sistema de riego por goteo. Este método de irrigación garantiza el uso ideal de agua y de abonos para cada cultivo.

También se pueden encontrar otra serie de sistemas de riego para invernaderos como es el caso del riego hidropónico que se distingue por nutrir las raíces colocando los diferentes sustratos directamente en el agua de riego. El riego por microaspersión también puede ser muy útil puesto que está especialmente recomendado para trabajos con plantas delicadas, de poca altura o flores, y gracias a la suavidad de riego que otorga no daña los cultivos.

Como ya se ha comentado anteriormente, este tipo de instalaciones sirven para cultivar plantas de manera segura ya que ayuda a los cultivos a resistir las temperaturas extremas de la intemperie gracias a sus materiales plásticos que permiten el paso del calor. De esta manera, se crea un microclima perfecto para el crecimiento de las plantas.

Se puede cultivar todo el año en un invernadero gracias al mantenimiento de este microclima. De esta forma no es necesario interrumpir la producción de trabajo por obligación de las inclemencias meteorológicas. Consiguiendo una regulación interna del clima en el invernadero, se pueden obtener cultivos, aunque no nos encontremos dentro de su época de siembra.

Otra de las características que hace que la plantación dentro de los invernaderos sea superior y muy recomendada, es la posibilidad de evitar el ataque de plagas, el crecimiento de malas hierbas que roben los nutrientes a nuestros cultivos o enfermedades que debiliten la planta. Además, es aconsejable el uso de una malla de plástico para impedir el paso de los insectos. En nuestra web encontrarás mallas de plástico con una amplia variedad de longitud para que puedas seleccionar la que más se acomode a tu necesidad.

Los invernaderos pueden tener ventanas en la zona superior para abrirlas cuando se necesite airear el interior del invernadero. De este modo bajará la temperatura interna en el caso de que haya sobrepasado el rango de temperatura recomendado. Esto puede suceder cuando el plástico para invernadero absorbe demasiado calor en épocas del año calurosas.

Otro dato a tener en cuenta es estar informado sobre las condiciones medioambientales del lugar en el que se va a montar el invernadero. Su instalación necesita de una gran inversión previa antes del inicio de la plantación de los cultivos. Es imprescindible asegurarse de encontrar el lugar perfecto para invertir el dinero de manera correcta y seguro de que se obtendrá un buen resultado.

Hay que tener en cuenta el espacio que se tiene antes de comprar un invernadero. Es importante conocer los metros de malla que se necesitan para el invernadero. En nuestra web disponemos de malla de plástico color cristal de varias dimensiones para forrar el esqueleto del invernadero. Se trata de una malla resistente y de buena calidad por un precio económico.

Para aquellos que tenga un huerto urbano y quieran mejorar el desarrrollo de sus cultivos, en Plantawa tenemos un invernadero de poliéster vertical formado por tres o cuatro estantes, perfecto para colocarse para terrazas y balcones. Este invernadero es pequeño y cómodo y mejorará el crecimiento de los cultivos más sensibles.

En un invernadero se pueden sembrar tanto plantas frutales u hortícolas como plantas decorativas. Sin embargo, cada semilla necesita unas condiciones específicas para su desarrollo y hay que tenerlo en cuenta antes de comenzar la siembra.

Uno de los cultivos más extendidos en invernaderos es el tomate. Pues las condiciones adecuadas que el cultivo de tomates requiere se pueden conseguir fácilmente en invernaderos, llegando a poder cosechar este tipo de cultivo hasta dos veces cada año, por lo que proporciona una gran cantidad de frutos. Además, no es necesario tener grandes invernaderos, con un invernadero pequeño en tu jardín o, incluso, terraza, puedes cosechar alimentos suficientes para el autoconsumo.

Entre otras hortalizas recomendadas para cultivar en un invernadero se encuentran las semillas de acelga que buscan un clima frío o por el contrario semillas de rúcula o semillas de brócoli que se prefieren climas cálidos y son muy débiles las bajas temperaturas. Las semillas de cebolla son perfectas para un invernadero, pero hay que controlar el riego puesto que su demanda de agua es muy escasa.

La mayoría de los cultivos de flor cortada se realiza dentro de invernaderos gracias a las facilidades que aporta la instalación para aumentar su producción y al buen crecimiento que se obtiene sin peligro de que las flores se debiliten por las plagas o las inclemencias del clima. Algunas de estas flores pueden ser: la rosa, el clavel o el tulipán.

En nuestra web encontrarás algunas semillas de este tipo de flores para comenzar a cultivar en tu propio invernadero como por ejemplo las semillas de clavel chino o las semillas de margarita.

Tipos de invernaderos

Hay diferentes tipos de invernaderos disponibles, cada uno recomendado para su construcción en un lugar con unas condiciones exteriores concretas y para una plantación de cultivo determinada.

Los tipos de invernaderos se pueden dividir en varias categorías. Según su forma, los invernaderos más destacados que podemos encontrar son los invernaderos de capilla, invernaderos de parral, los invernaderos malla sombra y los invernaderos de tipo túnel.

Un invernadero de capilla o multicapilla, destaca por la construcción de su cubierta con arcos curvos en forma semicircular. Su estructura es totalmente metálica y no necesita soldadura puesto que se construye mediante el uso de tornillos y tuercas.

Estos invernaderos son recomendados para zonas de climas templados y fríos, a pesar de que debido a las modificaciones interiores que se pueden realizar a día de hoy, estos se pueden adaptar a todo tipo de condiciones climáticas sin prácticamente ningún tipo de problema. Además, son muy resistente a los fuertes vientos gracias a la resistencia de su estructura metálica.

Entre sus ventajas destaca su fácil instalación, que además permite añadir ventilación cenital o perimetral. La luminosidad que ofrece y su ventilación son ideales para el desarrollo de los cultivos y además tiene una buena estanqueidad tanto para la lluvia como para el aire.

Un invernadero de tipo parral es un tipo de invernadero con una parte alta conocida como raspa, que se mantiene sostenida por trenzas de hilos de alambre y una parte baja que se conoce como amagado, que está unida a la estructura del invernadero mediante horquillas de hierro que lo atan a la base.

Las ventajas de este tipo de invernaderos es que no necesitan de soldaduras y su montaje es rápido y sencillo. Además, ofrece gran estanqueidad que un tipo de invernadero plano y ofrecen un control climático más seguro que otros invernaderos.

Un invernadero malla sombra es uno de los invernaderos con la estructura más simple. Está formado por un conjunto de tubos galvanizados y dos mallas de alambre que sostienen la lámina de plástico. Este tipo de invernadero se puede adaptar muy fácilmente a cualquier tipo de suelo.

Entre sus ventajas se puede encontrar su gran capacidad de adaptación al terreno y la disposición luminosa que actúa de igual manera sobre toda la superficie del invernadero. Además, es el tipo de invernadero más barato del mercado y al mismo tiempo el más sencillo de montar, sin necesidad de realizar soldaduras.

Además de categorizarlos por su forma, los invernaderos también se pueden diferenciar dependiendo del material de su cubierta. A pesar de que la mayoría de los invernaderos tienen una cubierta plástica que suele ser muy resistente y traslúcida, también hay invernaderos cuya cubierta está construida de vidrio. El vidrio también permite el paso de la luz y el calor e impide la entrada de insectos o inclemencias climáticas.

Invernaderos tipo tunel

Un invernadero tipo túnel destaca por no tener las paredes laterales rectas. Estas paredes se prolongan desde el suelo hasta la zona superior del invernadero, formando un tipo de estructura totalmente curva simulando la apariencia de un túnel.

Es un tipo de invernadero más resistente frente a la lluvia debido al fuerte acople de sus módulos. Otra ventaja es que permite más capacidad de aire en su interior debido a su forma. Además, la forma de sus paredes ayuda a mejorar el reparto de la luminosidad que entra del exterior y permiten muy fácilmente la instalación de un sistema de climatización.

Su montaje es rápido y no requiere de soldaduras y se puede acoplar ventanas cenitales o laterales para facilitar la salida del aire. Finalmente se trata de un tipo de invernadero económico y muy sencillo de construir que puede ofrecer un resultado de cultivo muy satisfactorio.

Si tienes dudas sobre invernaderos, cómo cultivar en ellos o cómo saber cuál es el sistema de riego recomendado para el interior de un invernadero, no dudes en contactar con nosotros. En Plantawa nos dedicamos a ayudarte en todo lo posible para que puedas alcanzar tus metas en el ámbito de los cultivos y lograr un riego profesional.

Únete a nuestra Comunidad